Tumores neuroendocrinos de páncreas

¿Qué es?

Los tumores neuroendocrinos de páncreas son lesiones heterogéneas que se caracterizan por su capacidad de segregar distintas hormonas como:

  • Insulina -> tumor: insulinoma
  • Gastrina -> tumor: gastrinoma
  • Glucagón -> tumor: glucagonoma
  • Somatostatina -> tumor: somatostatinoma
  • VIP -> tumor: VIPoma

La mayoría de estos tumores, no obstante, no producen liberación de hormonas (tumores neuroendocrinos de páncreas no funcionantes).

Sintomatología

Los tumores no funcionantes normalmente no producen sintomatología.
Los síntomas en el resto de los tumores varían en función de la producción hormonal. Por ejemplo, el insulinoma, al ser un tumor que produce insulina de manera patológica, produce síntomas de hipoglucemia (azúcar baja en sangre).

Diagnóstico

Para el diagnóstico se suelen realizar varias analíticas sanguíneas en función de la sospecha diagnóstica.

Además, son fundamentales las pruebas de imagen como la tomografía computarizada (TC) y la colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRMN).

En este tipo de patología, en ocasiones, es preciso realizar otras pruebas como la ecoendoscopia digestiva (eco-EDA), que permite obtención de muestras para analizar bajo el microscopio, el OctreoScan (Gammagrafía) o la tomografía por emisión de positrones – tomografía computarizada (PET-TC).

Tratamiento

El tratamiento varía ampliamente en función del tamaño y las características radiológicas del tumor. En ocasiones la vigilancia con pruebas de imagen de control es suficiente. En otras ocasiones, cuando el tumor crece de tamaño por encima del límite marcado (normalmente mas de 2cms) o presenta características radiológicas sospechosas se indica la cirugía.

Si bien en ocasiones se pueden hacer resecciones limitadas (extirpar solo el tumor sin extirpar páncreas), en la mayoría de las ocasiones se realizan cirugías más complejas como la duodenopancreatectomía cefálica (técnica de Whipple) o la pancreatectomía corporocaudal.

  • Duodenopancreatectomía cefálica o técnica de Whipple: consiste en extirpar una parte del estómago, la vesícula biliar, una parte de la vía biliar, el duodeno, la primera parte de intestino delgado y la cabeza del páncreas. Esta cirugía precisa además varias anastomosis (suturas) para reestablecer el flujo biliar, pancreático, gástrico e intestinal.
  • Pancreatectomía corporocaudal: consiste en extirpar el cuerpo y cola del páncreas. En ocasiones es preciso extirpar el bazo. No requiere de anastomosis (suturas).
Scroll al inicio