Lesiones iatrogénicas de la vía biliar

¿Qué es?

Las lesiones iatrogénicas de la vía biliar son lesiones de los conductos de la bilis que se producen durante la cirugía, normalmente en la colecistectomía laparoscópica (extirpación de la vesícula biliar). Su incidencia es baja (0,1-0,3%) pero las consecuencias pueden ser desastrosas en términos de morbilidad y mortalidad. Para su tratamiento es fundamental una amplia experiencia en este tipo de patología.

Sintomatología

La mayoría de estas lesiones no son reconocidas durante el procedimiento quirúrgico. Si se ha colocado drenaje la salida de bilis por el drenaje puede ser una manifestación de esta patología. Si no se ha colocado drenaje, en ocasiones se acumula bilis dentro del abdomen (peritonitis biliar) y se forman abscesos. Esto se traduce en dolor abdominal intenso, distensión abdominal, náuseas, vómitos y fiebre.

Diagnóstico

Para el diagnóstico se suele realizar analítica sanguínea y pruebas de imagen como la ecografía de abdomen, la tomografía computarizada (TC) y la colangiorresonancia magnética (CRMN). Esta última prueba es la de elección en pacientes que van a ser sometidos a una intervención para solucionar el problema.

Tratamiento

Dentro del arsenal terapéutico en la reparación de las lesiones de la vía biliar se incluyen: la terapia conservadora (sin cirugía), el abordaje endoscópico o radiológico y el tratamiento quirúrgico. En muchas ocasiones, la cirugía es la única alternativa y dependiendo de la lesión se realiza una técnica quirúrgica u otra. En la mayoría de las ocasiones, a pesar de la dificultad técnica que esta cirugía supone, se puede llevarse a cabo por laparoscopia, mejorando la recuperación tras la cirugía. Es de vital importancia que esta reparación biliar sea realizada por cirujanos con una extensa experiencia en cirugía biliar, ya que una mala técnica puede desembocar en múltiples intervenciones, infecciones del hígado e incluso en un trasplante hepático.

Scroll al inicio