Hipertensión portal

¿Qué es?

La hipertensión portal es un síndrome caracterizado por el aumento de la presión venosa en el sistema portal.

La causa más frecuente de hipertensión portal es la hepatopatía crónica (cirrosis hepática).

Sintomatología

Las alteraciones de este aumento de presión portal pueden conllevar la aparición de varices esofágicas, ascitis (acúmulo líquido dentro del abdomen) o edemas en piernas, entre otros problemas.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hipertensión portal se realiza normalmente mediante técnicas de imagen, generalmente una ecografía, que permite observar una dilatación importante de la vena porta, detectar la presencia de ascitis y/o ver un bazo grande (esplenomegalia).

Tratamiento

Hoy en día el tratamiento es fundamentalmente dirigido a las complicaciones de la hipertensión portal, principalmente el sangrado.

El tratamiento suele ser médico con medicamentos o con procedimientos de radiología intervencionista, pero en ocasiones puede ser necesario un tratamiento quirúrgico. El mejor tratamiento del hígado enfermo (cirrosis) responsable de la hipertensión portal suele ser el trasplante hepatico. En algunos pacientes en los que no hay cirrosis (trombosis portal) o el trasplante no esta indicado, la cirugía suele ser la última opción en esta patología y va dirigida a tratar las complicaciones como la hemorragia.

La cirugía incluye:

  • Derivaciones portosistémicas (desviar la sangre de la vena porta a la vena cava).
  • Procedimientos de devascularización (desconexión entre el sistema portal que rellena las varices y el sistema ácigos, derivando el flujo portal a la cava). Esta intervención puede llevarse a cabo por laparoscopia, en pacientes muy seleccionados y en centros expertos por cirujanos con experiencia.
Scroll al inicio