Cáncer de páncreas

¿Qué es?

El cáncer de páncreas es un tumor maligno que se produce cuando las células del páncreas crecen y se dividen en exceso, sin autocontrol. Algunos de los factores de riesgo son: historia familiar previa de cáncer de páncreas, tabaco, alcohol, obesidad, dieta rica en grasas, pancreatitis crónica o diabetes, entre otros.

A pesar de ser un tipo de cáncer menos frecuente que otros (pe. Colorrectal) su incidencia esta aumentando y supone una de las causas más frecuente de muerte por cáncer. Esto se debe a la agresividad de este tumor y a que con frecuencia se diagnostica en etapas avanzadas. En este tipo de tumores, debido a la complejidad de la intervención quirúrgica, la experiencia del cirujano juega un papel fundamental.

Sintomatología

Cuando el cáncer de páncreas produce síntomas, normalmente se encuentra en un estadio avanzado. Algunos de los síntomas que puede producir son: dolor abdominal, náuseas, cansancio, fatiga, pérdida de peso y apetito, picor (prurito), coloración amarillenta de la piel (ictericia) u orina oscura (coluria), entre otros.

Diagnóstico

Para el diagnóstico siempre se realiza analítica sanguínea completa incluyendo marcadores tumorales como el CA 19.9.

Además, son fundamentales las pruebas de imagen como la tomografía computarizada (TC) y la colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRMN). En este tipo de patología, en ocasiones, es preciso realizar otras pruebas como la ecoendoscopia digestiva (eco-EDA), que permite obtención de muestras para analizar bajo el microscopio o la tomografía por emisión de positrones – tomografía computarizada (PET-TC).

Tratamiento

La posibilidad de cirugía viene determinada por la extensión del tumor. Tras discutir su caso en el comité multidisciplinar donde se reúnen todos los especialistas involucrados (oncólogos, gastroenterólogos, cirujanos, radiólogos, etc.) se decidirá el mejor tratamiento individualizado.

Cuando existe una obstrucción de los conductos de la bilis, suele ser necesario la colocación de prótesis en la vía biliar. Esto se realiza normalmente mediante CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) o CTHP (colangiografía transhepática percutánea).

Cuando sea posible, la cirugía se le planteará, ya que es el único tratamiento radical que elimina al completo el tumor. El tratamiento quirúrgico varía en función de la localización del tumor.

Las dos cirugías que con más frecuencia se realizan en el cáncer de páncreas resecable son:

  • Duodenopancreatectomía cefálica o técnica de Whipple: consiste en extirpar una parte del estómago, la vesícula biliar, una parte de la vía biliar, el duodeno, la primera parte de intestino delgado y la cabeza del páncreas. Esta cirugía precisa además varias anastomosis (suturas) para reestablecer el flujo biliar, pancreático, gástrico e intestinal.
  • Pancreatectomía corporocaudal: consiste en extirpar el cuerpo y cola del páncreas. En la mayoría de las ocasiones es preciso extirpar asimismo el bazo. No requiere de anastomosis (suturas).
  • Pancreatectomía total: es una cirugía que combina las dos anteriores.
Scroll al inicio