Cirugía hepatobiliar y pancreática

La cirugía HBP o cirugía hepato-bilio-pancreática es una subespecialidad dentro de la Cirugía General y del Aparato Digestivo, y trata las enfermedades de una región anatómica y funcional que comprende el hígado, la vesícula biliar, las vías biliares, el páncreas y el duodeno.

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Tiene múltiples funciones, entre ellas:

  • Digerir los alimentos extrayendo los nutrientes esenciales para la digestión (lípidos, carbohidratos y proteínas), secretando bilis. 
  • Almacenar energía en forma de azúcar para que el organismo pueda utilizarla. 
  • Eliminar sustancias tóxicas como toxinas provenientes de lo que consumimos, por ejemplo, alcohol y medicamentos.
  • Sintetizar proteínas y otros componentes tales como algunos factores de la coagulación. 

La vesícula biliar concentra y almacena la bilis producida por el hígado, hasta que es requerida para realizar la digestión y es en ese momento liberada al duodeno. Esto ayuda al cuerpo a digerir los alimentos y también permite transportar los productos de desecho del hígado al duodeno.

Los conductos biliares que comunican el hígado con la vesícula biliar y el duodeno se conocen como vías biliares e incluyen los conductos hepáticos derecho e izquierdo, el conducto hepático común, el conducto cístico y el colédoco. 

El páncreas es otro órgano fundamental del organismo. Tiene dos funciones muy importantes:

  1. Función exocrina: ayuda en el proceso de digestión, ya que produce enzimas importantes para la absorción de alimentos como la tripsina, amilasa y lipasa (descomponen químicamente las grasas y las proteínas)
  2. Función endocrina: células altamente especializadas crean y liberan directamente en el torrente sanguíneo hormonas importantes para el metabolismo de la glucosa como la insulina (reduce el azúcar en la sangre tras las comidas), y el glucagón (aumenta el azúcar en sangre en caso de necesidad).

Como hemos visto, estas estructuras son vitales para el funcionamiento del cuerpo, pero su anatomía es compleja, con una gran variabilidad de estructuras vasculares, por lo que su evaluación anatómica mediante pruebas radiológicas (Ecografía, TC, RM) y endoscópicas suele ser necesaria. Por este motivo, en el tratamiento quirúrgico de esta área (hígado, vías biliares y páncreas) son fundamentales tres pilares:

  1. La experiencia del cirujano
  2. Un conocimiento anatómico preciso
  3. Una tecnología altamente sofisticada.

 

En el centro Vithas Málaga disponemos de toda esta tecnología y el Dr. Julio Santoyo ofrece una experiencia única en la ciudad, con más de 30 años de dedicación exclusiva al tratamiento quirúrgico del hígado, páncreas y vías biliares. En la consulta se le informará con más detalle de la patología que padece, las pruebas complementarias necesarias, la posible intervención quirúrgica, los riesgos y como es normalmente la recuperación.

Scroll al inicio