Cirugía de páncreas

La cirugía pancreática comprende un conjunto de técnicas quirúrgicas de alta complejidad que requiere para su realización de un conocimiento anatómico preciso, instrumental específico y una gran experiencia quirúrgica. Por ello solo debe realizarse por cirujanos expertos en centros especializados que dispongan de comités multidisciplinares (donde se discuten casos por cirujanos, gastroenterólogos, radiólogos, oncólogos, etc.).

El avance principal en la cirugía pancreática en los últimos años se ha debido a la mayor precisión de las pruebas radiológicas y fundamentalmente al desarrollo de la cirugía mínimamente invasiva (laparoscopia). Para poder realizar esta cirugía mediante procedimientos mínimamente invasivos es fundamental una experiencia amplia del cirujano en este tipo de abordaje. En este sentido, el Dr. Julio Santoyo ha realizado más de 400 Pancreatectomías tanto por vía abierta como laparoscópica.

En la mayoría de las ocasiones en cirugía pancreática el procedimiento consiste en extirpar la porción de páncreas que alberga la lesión, lo que se denomina Pancreatectomía. El páncreas anatómicamente tiene tres partes, la cabeza que esta íntimamente conectada con el duodeno y en donde desembocan los conductos biliares (colédoco) y pancreático, el cuerpo situado detrás de la porción inferior del estomago, y la cola, en intimo contacto con el bazo. Debido a la localización de este órgano, es frecuente la necesidad de realizar una cirugía más radical que incluye la extirpación de otros órganos circundantes. El tipo de cirugía realizada dependerá de la localización y la extensión de la lesión a tratar. Los tumores situados en la cabeza se tratan mediante una Duodenopancreatectomía cefálica (DPC o intervención de Whipple). Esta técnica consiste en extirpar una parte del estómago, la vesícula biliar, una parte de la vía biliar, el duodeno, la primera parte de intestino delgado y la cabeza del páncreas. Esta cirugía precisa además varias anastomosis (suturas) para reestablecer el flujo biliar, pancreático, gástrico e intestinal. Las lesiones situadas en el cuerpo y cola se tratan mediante una Pancreatectomía corporocaudal (distal) con o sin extirpación del bazo. 

Lesiones mas pequeñas y benignas se pueden tratar mediante resecciones limitadas de páncreas y enucleaciones del tumor (cirugía conservadora del páncreas). Estas ultimas técnicas, tanto las Pancreatectomía distal como enucleaciones se pueden realizar con seguridad mediante una via laparoscópica.

En ocasiones es necesario realizar una extirpación completa del páncreas, Pancreatectomía total, por lo que será necesario sustituir la función exocrina para la digestión de alimentos (enzimas pancreática) y endocrina (insulina) para el control de la glucosa.

La cirugía laparoscópica en manos expertas permite:

  • Una recuperación tras la cirugía mejor
  • Menos dolor postoperatorio
  • Menor estancia hospitalaria
  • Disminución notable de las cicatrices
  • Una reincorporación laboral más precoz
  • Mismos resultados oncológicos y en términos de seguridad que mediante cirugía abierta convencional.

Las enfermedades que más frecuentemente tratamos en la práctica clínica habitual son las siguientes:

Scroll al inicio